De vacaciones en la Polinesia Francesa

 

La Polinesia Francesa se encuentra al sur de océano Pacífico y está compuesta por ciento dieciocho islas y atolones de los cuales tan solo sesenta y siete están habitados. Tahití, es la isla más famosa de la Polinesia Francesa y también la más poblada. La capital es Papeete y también la localidad más grande, y se encuentra en Tahití.

Hay varias opciones para poder organizar tus vacaciones en estas Islas, pero con total convicción te recomendamos Alquilar un barco en la Polinesia Francesa, esto te permitirá disfrutar de este destino en toda su plenitud

La mayor parte de las islas son de origen volcánico y gozan de importantes arrecifes de coral. En general el relieve es montañoso y goza de suelos de relativa fertilidad para los cultivos.

Las islas de la Polinesia forman un total de cuatro mil ciento sesenta y siete kilómetros cuadrados, de los cuales tres mil doscientos sesenta y cinco corresponden a territorio habitado.

Entre las islas y atolones más conocidos encontramos: Bora Bora, Tupai, Tubuai, Moorea, Tahaa, Tetiaroa, Raiatea, Maupiti, Maiao, Nuku Hiva…

El clima de la Polinesia es tropical y está suavizado por las leves brisas del Pacifico,

Solo existen dos estaciones: la cálida, de noviembre a mayo (el clima es caluroso y húmedo), y la fresca, de junio a octubre (el clima es seco y fresco). Son abundantes las precipitaciones.

La Polinesia Francesa nos ofrece los destinos vacacionales que todos hemos soñado siempre.

Alquilar un barco en la Polinesia Francesa, Son playas realmente paradisíacas y en ellas encontramos todo lo que buscamos y soñamos. Combinan temperaturas encantadoras y perfectas para darse un baño refrescante en sus espléndidas aguas, con las diferentes tonalidades de verdes y marrones que nos ofrecen las palmeras cocoteras, con puntos de colores vivos e intensos pertenecientes a las flores tropicales. Con arenas blancas como la nieve bañadas suavemente por las suaves olas del agua color turquesa que se va convirtiendo en un azul cielo y finalmente, pasa a adoptar ese azul oscuro intenso que nos recuerda al océano.

Sus aguas, una de las razones más comunes por las que la Polinesia es visitada, nos permiten bucear para observar cuidadosamente la grandísima variedad de peces de colores que encontramos en los maravillosos arrecifes de coral de la zona; incluso no es necesario bucear para ver a estos animalitos, ya que las aguas son tan cristalinas que nos permiten ver absolutamente todo lo que pasa bajo nosotros.

Además de buceo podemos realizar otras actividades como paddle surf, buceo, windsurf, velero…

Y hablando de veleros y actividades en el mar; es muy recomendable visitar estos archipiélagos en barco, velero, yate…cualquier tipo de embarcación nos vale para visitar estas maravillosas islas con total tranquilidad y libertad.

Cada isla atesora maravillas y preciosos escondrijos que merecen la pena ser visitados.

No tienes que preocuparte si no posees una embarcación propia para este viaje, existen cantidad de barcos en alquiler para visitar la Polinesia Francesa.

Aquí os dejo un link que os llevará a un sitio web en el que podréis encontrar embarcaciones de todo tipo para visitar la Polinesia Francesa, además, a buen precio.

No puedes perder la oportunidad de visitar este territorio de ultramar francés en el que, no solo uno, sino que muchos de tus sueños pueden cumplirse en estos archipiélagos cargados de experiencias y paisajes que nos dejan sin aliento.